Cada año la formación, el coaching y la consultoría mueve millones de euros y pese a ello muchos cursos no se llenan o se tienen que cancelar o posponer. Vivimos en un mundo que cada vez va más rápido, basado en la inmediatez, y cada vez es más difícil captar plenamente la atención de nuestros clientes. Si te dedicas profesionalmente a la formación sabes bien de lo que hablo, y aunque hay un gran mercado fuera es difícil diferenciarte de tus compañeros de profesión y convertirte en un referente.

Para ser referente tienes que tocar el alma de tus potenciales clientes en esos escasos minutos que te dedican y aportarles un gran valor para que se enamoren de ti. Sé que según lees estás líneas estás pensando que eso ya lo sabes, pero que lo difícil es hacerlo y mantenerlo en el tiempo. Tienes que invertir en ti, en tus conocimientos, en la gestión de tus emociones, en tu crecimiento para poder elevar tus estándares como formador, coach o conferenciante. Es vital mantenerte en un nivel óptimo de crecimiento para poder ofrecer transformación.

Ser referente pasa por el desarrollo de competencias que te diferencien y te distingan de otros profesionales. Pasa por desarrollar la coherencia y el compromiso de dar a tus clientes el 120%. En mi caso concreto aposté por la formación de firewalking y la verdad, no me arrepiento. Me enseñó a manejar distintos tipos de energía que van desde le energía pico a la energía de la conexión con el corazón, pasando por la energía del foco y la atención plena.

Aprendí dinámicas de team buiding que involucran a todos los asistentes y ponen de forma muy sutil la evidencia de lo que está ocurriendo en cualquier organización. Permiten que los clientes tomen conciencia de lo que les pasa de una forma vivencial, divertida y distendida. También me enseño cómo transformar una experiencia en un aprendizaje y me ayudó a crear una estrategia para que creen un compromiso y una acción.

Me enseñó un modo de trabajo auténtico, que llega hasta el corazón para descubrir el potencial que tenemos, para mostrar que somos mucho más fuertes, mucho más creativos, mucho más luchadores y mucho más increíbles de lo que habíamos imaginado nunca.

Hay personas que piensan que las dinámicas de alto impacto son un show, y yo no lo comparto. Para mí es un trabajo muy serio, es trabajar con seguridad, con profesionalidad y rigor. Exige mucha responsabilidad en el diseño de cualquier acción, en la calidad de los materiales, en el cierre y la transferencia que hacemos de los aprendizajes.

Otra de las cosas que aprendí es que tienes que estar cerca de los mejores para aprender de ellos y eso me ha llevado a iniciar un camino que cierro en pocos días, ser Master de Firewalking. Hasta hace poco estaba tan centrada en aprender que no me había dado cuenta que soy la única mujer en el mundo que organiza la Certificación de Instructor de Firewalking a nivel mundial, la verdad es que sólo un dato, y no tiene mucha más transcendencia para mí, aunque si dice mucho de mí y de mi forma de trabajar.

Te quiero dejar dos testimonios de personas que han asistido a nuestros evetos y un resumen de uno de ellos.

http://bit.ly/Test-Rocio

http://bit.ly/Test-Sandra

http://bit.ly/CTP-Ana

¿Te animas aprender dinámicas nuevas para incorporarlas a tus formaciones?

Para más información puedes contactar conmigo en 619 211 900 o enviando un correo a maria.alonso@esenciadecoaching.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Normativa

ACEPTAR