A lo largo de las últimas décadas hemos creado un modelo de vida lleno de actividades, obligaciones y acciones y dejamos muy poco tiempo para pensar, sentir y escucharnos. Tenemos tanta información, tantas emociones, tanto por hacer, por querer hacer, por decidir, que nos olvidamos de lo más importante: Ser nosotros mismos.

 

La meditación aparece en el mundo occidental como una la posibilidad de encontrar momento exclusivo para nosotros. Con la meditación logramos parar el run-run continuo de la mente para poner nuestra atención el momento presente, en escucharnos, en saber qué sentimos y cómo nos sentimos. Silenciarla mente y conectar con el momento presente, es un camino que nos lleva a nuestra propia esencia y eso permite que nos sintamos mejor.

La meditación, con carácter general, la asociamos al budismo, si bien es cierto que la mayoría de las religiones la practican de una forma u otra. Existe variedad de metodologías, desde las pasivas, en las que te sientas y poco a poco vas silenciando tu mente hasta las activas en las que la atención se pone en el movimiento.

El objetivo principal de la meditación es concentrarse y poco a poco relajar la mente hasta liberar conciencia. Según vayas progresando, notarás que puedes meditar en cualquier momento y en cualquier lugar, con lo cual lograrás la paz interior pase lo que pase a tu alrededor. La meditación nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y permite la conexión con nuestro interior.

Beneficios de la meditación

Las pruebas realizadas por la ciencia demuestran cada vez más los beneficios de la meditación, que van desde la mejora de la salud a nivel corporal, hasta el verdadero conocimiento de uno mismo pasando por la experiencia de niveles superiores de consciencia.

En la actualidad cerca del 70% de los pacientes sufren enfermedades relacionadas con el estrés. La mayoría de las personas no logran que sus mentes encuentren descanso, agitadas por las interminables olas de pensamientos y deseos, por eso, muchos están acercándose a la meditación para encontrar soluciones.  La ciencia también documenta la relación de la meditación con los pensamientos y las actitudes positivas.

Practicar unos 10 minutos de meditación al día puede reducir los síntomas de la ansiedad y la depresión. A largo plazo, la práctica continuada de ejercicios de meditación contribuye a afrontar mejor los vaivenes de la vida, superar la crisis con mayor fortaleza interior y ser más nosotros mismos bajo cualquier circunstancia.

Adquirir la costumbre de practicar meditación requiere constancia, dedicación y paciencia. El estado de meditación es algo que no se puede enseñar por ser una experiencia individual de cada ser, sin embargo es posible orientar en la práctica que nos ayudan y preparan de manera natural para entrar en estado meditativo.

Busca un lugar tranquilo. Párate y respira. Pon tu atención en tu respiración.  Ve hacia tu interior. No importa si llegan pensamientos, ignóralos y sigue centrado en tu respiración.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Normativa

ACEPTAR