Una sensación de pérdida de control puede derivar en situaciones de estrés, ansiedad e incluso depresión. Una buena organización puede ayudarte a recuperar el control y hacer desaparecer esas situaciones que tantos dolores de cabeza nos levanta. Aquí tienes una pautas que te pueden ayudar:

  • Horario realista: un horario te ayuda a distribuir las 24 horas que tiene un día. Ir a clase, trabajar, hacer la comida o ir al gimnasio tiene que tener un número de horas determinadas a lo largo del día pero siendo realista. Si dedicas demasiado poco tiempo a una actividad acabará estresándote y disminuyendo la proactividad.
  • Agenda: anota en tu agenda cumpleaños, fiestas y planes que tengas.  Mira la agenda antes de irte a dormir para poder programar mejor los eventos que te esperan al día siguiente. No lo dejes para el último momento. Cuantos más detalles tengas, mejor organización. Es conveniente que priorices las actividades, debes saber diferenciar entre urgente e importante. Además usa colores, eso sí, como máximo 3 colores para destacar lo importante de pequeños recordatorios. Apunta para qué usas cada tono elegido. Debes evitar la multitarea, tu cerebro trabaja mejor cuando se concentra en una tarea a la vez.
  • Buena alimentación y dormir: intenta comer el mayor número de frutas y verduras posible. Ten una lista de la compra hecha que te sirva como orientación para hacer la compra. En la medida que sea posible, organiza un menú semanal. Intenta dormirte y levantarte siempre a la misma hora, para tener un horario fijo y que tu reloj biológico y organismo se adecuen a él. Dormir bien te ayudará a maximizar tu rendimiento.
  • Relajación: Encuentra un momento del día para practicar alguna de tus aficiones, prestándole toda tu atención durante ese tiempo. Si es posible, ten un espacio determinado para dedicarte a ello e intenta que no sea el mismo que tu mesa de trabajo. Así te será más fácil desconectar del trabajo o estudio y concebirás ese momento como de relajación.
  • Música: la música puede ser tu aliado en momentos de estrés. Haz diferentes playlist para diferentes momentos del día; deporte, ducha o camino al trabajo. Te ayuda a desconectar mientras disfrutas de la música que más te gusta.
  • Medita: Dedícales como mínimo 5 o 10 minutos al día a meditar. Piensa cosas que no salieron como tu tenías planificado el día anterior, situaciones en las que puedes mejorar o darte un paseo imaginario por la playa o por donde prefieras.
  • Intenta ser feliz: intenta disfrutar de todo lo que hagas a lo largo del día, valora los momentos de descanso y ocio que tengas. Pequeñas dosis de felicidad pueden ayudarte a superar la rutina.

 

Cuando tú día a día se concentra sólo en obligaciones y dejas de lado tus gustos, estás dejando de lado tu felicidad. Es necesario encontrar el balance entre el trabajo y la vida personal, de forma que cumplas con tus obligaciones sin dejar de lado tus gustos y pasiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Normativa

ACEPTAR