Todos los días tomamos múltiples decisiones en nuestra vida, lo que hace que seamos más expertos en la toma de decisiones de lo que nosotros nos creemos. Estamos tomando decisiones constantemente, elegimos qué desayunar, qué ropa nos ponemos, qué ruta tomamos para ir al trabajo o cuando salimos a pasear, elegimos nuestra comida, nuestra compara… son muchas de las decisiones cotidianas a las que no les prestamos atención y las tenemos semi-automatizadas. Y la realidad es que solemos ser eficaces tomando este tipo de decisiones.

Lo realidad es que tomar decisiones no suele ser una tarea sencilla cuando el resultado es importante y afectarán a nuestra vida o trabajo. Necesitamos reflexionar detenidamente antes de decidirnos, si bien es cierto que en muchas ocasiones nos sentimos bloqueados y abrumados por las consecuencias que creemos que tienen. Aparecen nuestras creencias y los juicios por decisiones previas y el miedo.

Nos abruma tener que escoger una de entre varias opciones ya que cada vez que elegimos una opción sentimos que estamos renunciando al resto. Si este proceso lo vivimos desde la angustia no vamos a obtener buenos resultados. Liberarnos de este bloqueo y ser capaces de pensar y actuar con serenidad y confianza es la clave para dar con la decisión acertada. Cuando somos capaces de calmar nuestra mente y alejarla del estrés y la angustia, empezamos a detectar las oportunidades que aparecen ante nosotros. Somos capaces de sopesar las diferentes alternativas.

Uno de los mayores beneficios del coaching es la ayuda que nos presta en la toma de decisiones. El coaching ayuda en la toma de decisiones cuando es un territorio complejo, con demasiadas variables y poco entendimiento. Por ese motivo, uno de los beneficios del coaching es ayudar a tomar las mejores decisiones.

CÓMO TE AYUDA EL COACHING

Un proceso de coaching es justamente lo que ofrece; la toma de conciencia paulatina de lo que queremos hacer y para qué, a través de una metodología que se revela como la herramienta adecuada para encontrar una manera de favorecer la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre, miedo, falta de motivación, falta de compromiso…

El acompañamiento coaching para la toma de decisiones permite a la persona ver su realidad con unas “gafas nuevas”, hacerse cargo de los aspectos emocionales más allá de los datos objetivos, revela los esquemas de pensamiento y facilita las acciones que permiten  el tomar decisiones proactivas.

Si queremos ser buenos en la toma de decisiones, tenemos que tener en cuenta quienes somos, qué queremos y para qué lo queremos y saber conjugar la parte más intuitiva, la emocional y la  creativa de cada uno de nosotros.

En coaching entrenamos a las personas a escuchar esa parte más intuitiva de cada uno, porque desde esa escucha, es posible empezar con buen pie. Pero no sólo es suficiente escuchar la parte emocional porque las decisiones puramente emocionales también suelen generar problemas. La solución es una respuesta mixta, escuchar a tu corazón pero pasar cualquier decisión por el filtro de la razón. El coaching ayuda a tomar decisiones porque integra para la toma de decisiones la parte emocional y mental de cada persona.

Somos el resultado de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestras vidas, de las acciones que emprendemos y de los hábitos que desarrollamos, de eso depende nuestro éxito.

Si necesitas tomar una decisión importante, ya sea personal o profesional, te podemos ayudar con sesiones de coaching. Contacta con nosotros y te informamos.

 

“Decidir qué no hacer es tan importante como decidir qué hacer”. Steve Jobs.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Normativa

ACEPTAR