Hoy es 15 de enero y es muy probable que no sepas la importancia de este día. Es el día en el que el 95% de las personas se han olvidado de sus propósitos de año nuevo. Si eres del 5% restante ¡felicidades por luchar por tus sueños!, sigue con ello, aquellos que saben lo que quieren y luchan por conseguirlo reciben su recompensa.

Si eres de los que los has abandonado, no te preocupes, nunca nos han enseñado como marcar nuestros objetivos, y mucho menos como mantenernos enfocados en ellos.

Muchos de los objetivos que nos marcamos no los deseamos realmente, son lo que llamamos “los objetivos sociales”, aquellos que se supone que debemos tener, pero en el fondo de nuestro corazón no son prioritarios para nosotros. Estos objetivos nos consumen mucho tiempo y esfuerzo, y lo peor de todo hacen que perdamos la atención de lo que es prioritario. Los puedes localizar fácilmente si haces una lista de aquello que quieres para el próximo año, todos aquellos que se repiten de año anterior son “los objetivos sociales”. Lo primero que debes hacer con ellos es pensar si realmente los quieres mantener, en cuyo caso deberías ver cómo vas a comprometer tu tiempo y esfuerzo con ellos o eliminarlos definitivamente.

Con el resto de objetivos que te quedan, piensa cuál de ellos es el más importante, el que realmente haría que tu vida cambiara y te hiciera sentir más feliz. Toma ese objetivo y pregúntate ¿para qué quiero conseguirlo? ¿Qué cambios va a generar en mi vida? Si te gusta lo que respondes ese es el primer objetivo con el que trabajar.

Ahora toma una hoja y escribe o dibuja en ella tu objetivo de la siguiente manera:

  1. Descríbelo en una frase de forma positiva. No es lo mismo decir que no me voy a morder las uñas a decir quiero unas uñas saludables y bonitas. ¿Cuál te motiva más? Pues eso.
  2. Asegúrate que es un objetivo que lo puedes alcanzar si tienes los recursos que necesitas o si lo puedes adquirir.
  3. Describe cómo sabrás qué has conseguido y qué sentirás.
  4. Pon una fecha en la que esperas haber alcanzado tu objetivo.
  5. Indica el primer paso que vas a realizar hoy o mañana como muy tarde que te acerque a conseguir el objetivo.

Ahora viene una parte importante, pon esa hoja en un lugar que veas todos los días, puede ser en tu agenda, en la puerta del armario. La repetición de un pensamiento termina haciendo milagros, aunque necesita de ti y de tu voluntad diaria para pasar a la acción. Si no actuamos no vamos a obtener resultados, así que piensa en que cada día tienes que hacer un poquito.

Imagino que te estarás preguntando y qué hago con el resto de objetivos. Pues muy simple si has decidido que no son prioritarios, espera a ver como avanzas con el primero y ve repitiendo el proceso que has hecho con cada uno de ellos. No olvides que no te tienes que agobiar, sino disfrutar de aquello que haces cada día y si sientes que tu solo no puedes, te animo a que pidas ayuda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Normativa

ACEPTAR