Hace tiempo encontré esta preciosa poesía escrita por Ignacio Bernabé dedicada a la esencia de uno mismo. Hoy la quiero compartirla con vosotros, yo cada vez que la leo me lleno de alegría y ganas de dar lo mejor de mí.

Si eres aire
siéntete suave, ligero y libre;
sé cálido y abraza a la gente
para impregnarla de tu esencia,
pues este es tu don.

 Si eres tierra
siéntete fértil, rica y abundante;
sé generosa y date a la gente
para impregnarla de tu esencia,
pues este es tu don.

Si eres agua
siéntete limpia, transparente y fresca;
sé manantial y torrente, y fluye entre la gente
para impregnarla de tu esencia,
pues este es tu don.

Si eres fuego
siéntete ardiente, intenso y entusiasta;
sé vehemente y alienta a la gente
para impregnarla de tu esencia,
pues este es tu don.

El aire es ternura,
la tierra bondad,
el agua alegría,
y el fuego pasión.

Seas quien seas,
siéntete y sé como sólo tú eres,
libre, puro, en esencia.
Pues vivir en esencia
más que vivir,
es permanecer para siempre.

 

Después de estas preciosas palabras queda poco más que decir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Normativa

ACEPTAR